No necesita frío. Mantener en lugar fresco y seco. Envasado en atmósfera protectora.

Plato cocinado listo para consumir.

EN MICROONDAS: Retirar el envoltorio de cartón. Abrir ligeramente el film superior utilizando la solapa abre-fácil, asegurándose de no rasgarlo ni dejar en el borde ningún resto del mismo (en el caso de que el film se rasgue, quitarlo por completo). Introducir el envase en el microondas evitando que toque las paredes del mismo y calentar durante 1 minuto aproximadamente (el tiempo podrá variar en función de la potencia de su microondas). Sacar el bol, mezclar y servir. También puede tomarse frío.

1 ración de 350 g.

Suscríbete a nuestra newsletter

¡Síguenos!